Culturas diferentes tratan a la comunicación en el trabajo diferentemente. Muchas personas trabajando en los Estados Unidos por primera vez puede quedarse estupefactas por la naturaleza casual de las conversaciones entre colegas y sus superiores. En los estados unidos salen las personalidades mucho, y mientras una actitud subordinada hacia la jefa en todas las situaciones pueda ser normal en un país de origen, simplemente no es así aquí.

El charloteo es un aspecto crucial de la comunicación. Puede parecer que no importa tanto la conversación breve que tienes cada mañana con las colegas en el pasillo mientras caminas a tu lugar, pero si importa. Si aprendas el sentido Escondido del charloteo en la cultura corporativa de los EEUU, puedes usarlo a tu beneficio.

Consejo pro #1: Recuerda los detalles personales que mencionan tus colegas en el charloteo (por ejemplo, los nombres de miembros de la familia, sus mascotas, sus pasatiempos), y pregunta de ellos luego.

El charloteo es una Buena manera de formar una conexión personal con cada uno de tus colegas, ni importa que nivel tengan en la organización. Esta conexión personal afectara como interactúan contigo en asuntos profesionales, e impactara su actitud hacia trabajar contigo. Por eso es importante hacer una buena primera impresión – y mantener esa Buena impresión – por el charloteo.

Consejo pro #2: Demuestra a otros que te interesa lo que te dicen. Puedes hacer esto con hacer un comentario en lo que han dicho y animarles a seguir hablando, como, “Yo no sabía, cuéntame más.”

Otra función del charloteo es preparar el ambiente para interacciones futuras. Por ejemplo, mientras llegan en la sala de conferencias miembros de tu equipo y otros departamentos unos minutos antes de una junta de lunes, el grupo puede tener una conversación ligera sobre lo que todos hicieron durante el fin de semana. Esta conversación parece no relacionada a la junta que esta por ocurrir, pero establece el ambiente. Esta conversación ayuda a todos a relajarse y a abrirse para que cuando si empiece la junta y se voltea la conversación a asuntos más importantes, todos en asistencia se sentirán bien de participar, y estarán de buena voluntad para compartir sus ideas en una discusión abierta.

Consejo pro #3: Durante el charloteo, mantente la calma. Para mantener una actitud sobre todo positiva, no interrumpas, hasta si tienes muchas ganas. Dejar que los demás terminen lo que dicen antes de meterte. (Esto es una forma práctica para cualquier interacción.)

Es común que el charloteo con el jefe este al nivel más personal. En otros países puede ser impensable discutir las relaciones de fuera del trabajo, las actividades del tiempo libre, y eventos corrientes. Pero, en los Estados Unidos, estos temas son presa fácil. Ciertamente no es recomendado estar abierto de todo; cada compañía es diferente.

Consejo pro #4: Observa a otros en la compañía participando en el charloteo y usa sus conversaciones para guiarte.

La mejor manera de comprender lo que es aceptable es escuchar cautelosamente a los temas que mencionan los demás en la conversación y úsalos como medida. Claro, deberías de solo compartir la información que estas cómodo compartiendo. El punto principal es practicar el charloteo casual con tantos miembros de tu organización posible, para que puedas forjar esas relaciones personales que te ayudaran a distinguirte en tu posición.

Consejo pro #5: Haz un esfuerzo para participar en charloteo agradable con todos en tu organización. Esto te ayudara a distinguirte como alguien con quien todos quieren trabajar.

El charloteo puede abrir puertas a oportunidades grandes. Nunca es pérdida de tiempo participar en el charloteo con una persona, especialmente si no la conozcas muy bien. Con tener una conversación casual con alguien, puedes poco a poco aprender más sobre él o ella. Una conversación casual también puede ayudarle a la otra persona a aprender más de ti. Lo más que aprenden de ti lo más probable será que te ofrezcan ayuda en ese proyecto estas tratando de despegar, o que te presenten a alguien más arriba en la organización que quieres conocer.

El charloteo es algo que puedes aprender, como un truco de yoyó o tocar el banjo. Una de las mejores maneras de aprender y mejorar tus habilidades del charloteo es mirar a otros y prestar atención. Escucha con cuidado los temas que discuten y sus selecciones de palabras. Mira su lenguaje de cuerpo, gestos de manos, y expresiones faciales, y escucha el tono de voz que usan.

Consejo pro #6: Practica el charloteo. Practícalo por todos lados y con todos que encuentras. Practícalo con desconocidos (en los EEUU hablar con los desconocidos es algo completamente aceptable). Practica con gente en el supermercado, con el bibliotecario, y esa mujer en el café que siempre se acuerda de cómo te gusta tu café. Lo más que prácticas, lo más cerca estarás a lograr dominio del charloteo.

Todos hacen el charloteo un poco diferente. Con observar a personas diferentes, desarrolla tu propio estilo del charloteo. Los comentarios que haces, la manera que levantas las cejas, lo que haces con las manos, y el tono de voz cuando dices, “Wow!” se juntan para tener impacto en tu pareja de conversación. Tu estilo del charloteo es únicamente tuyo.

La mejor manera de aprender algo es buscar alguien quien te puede ayudar. Un entrenador del hablar puede ayudarte a identificar tus fuerzas y debilidades en el charloteo, y te puede ayudar a practicar y perfeccionar el charloteo. En Lingua East, queremos que tengas éxito, y nos encantaría ayudarte a desarrollar tu propio estilo del charloteo. Contáctanos para lograr dominio sobre esas conversacioncitas que pueden resultar en algo grande.