Las dificultades de la comunicación están al fondo de muchos de los problemas que enfrentamos en la vida cotidiana. ¿Cuántas veces has balbuceado por una conversación importante, sabiendo exactamente lo que querías decir, pero sintiéndote como si fallaras a comunicar tus ideas? Los problemas de la comunicación afectan a todos de vez en cuando, a algunos más que a otros. Si te encuentras frecuentemente avergonzado de como hablas, o si te apenas por comunicar tus ideas bien, eso puede afectar a tu confianza. Este problema puede prevenirte de compartir tus buenas ideas con la gente que necesita escucharlas.

Aqui son ocho cosas que puedes hacer para hablar con más confianza, para que puedes impresionar a la gente con tus ideas:

  1. Escribe lo que quieres decir. Si tu mensaje es complejo, trata de organizar tus ideas en su forma más simple, con transiciones que fluyen de una idea a la próxima. Tarjetas índices son excelentes para eso, porque se puede poner una idea en cada tarjeta, desplegarlas en una mesa, y moverlas hasta que haga sentido su orden. Cuando tienes la orden justa como la quieres, añade las transiciones entre las ideas. Otro bono de usar las tarjetas índices es que caben en el bolsillo en caso de que tienes que refrescarte la memoria en el estacionamiento o ascensor.
  2. Pon un mensaje clave en una piedra o un pedacito de papel y guardarlo en el bolsillo. Mientras hablas, desliza la mano en el bolsillo. A veces solo el sentido de la Piedra o el papel puede provocarte a acordar lo que querías decir. A la vez, puede ayudarte a mantener la calma.
  3. Practica lo que quieres decir. Practica por todos lados: en el espejo, en el coche, con tu gato, con una amiga. Lo más que practicas lo que quieres decir, lo más automático se volverá. Luego, puedes invertir la energía en…
  4. Lenguaje corporal – úsalo para añadir sentido a tu mensaje. Piensa en lo que te gustaría que hagan las manos. Si tienes los brazos cruzados en frente del pecho, mandas un mensaje negativo que comunica a los demás que estas cerrado a sus ideas. Pararse con las manos en las caderas es una posición que emana poder. Usa un espejo o pídele a un amigo a decirte que tipo de mensaje manda tu lenguaje corporal. Luego, trabaja para figurar la posición perfecta para tu mensaje. Similarmente…
  5. Párate en una posición de poder por unos minutos antes de tener la conversación. Una investigación publicada en la Journal of Applied Psychology en 2015 demostró que cuando se paraba en una “postura de poder” antes de una entrevista, se salió mejor en la entrevista comparado a gente que se puso en una posición tímida antes de la interacción.
  6. Haz algo antes de la conversación que te relaja. Dar un paseo afuera, dibujar, o simplemente para para oler las rosas. Si estas tranquilo entrando, es más probable que estarás tranquilo saliendo.
  7. Cuídate el cuerpo. Tienes mejor control de la mente cuando duermes suficiente, cuando comes comida de buena calidad, y cuando tomas bastante agua.
  8. Si te preocupas por el acento, practica lo que quieres decir, con el énfasis en las palabras correctas. Si es difícil para ti solito, o si te quedan algunas preocupaciones, busca ayuda de una logopeda o maestro de inglés como segundo lenguaje. La gente debe de escuchar tus ideas, no el acento.